El Secuestro del Boeing 727; Basado en un hecho real del 1971

“Tengo una bomba en mi maletín. Voy a utilizarla si es necesario. Quiero que se siente a mi lado. Usted está siendo secuestrada”. Schaffner hizo conforme a lo solicitado, y seguidamente, en voz baja pidió ver la bomba. Cooper habrió abrir su maletín el tiempo suficiente para que ella vislumbra claramente ocho cilindros rojos TNT unido a alambres revestidos con aislante de color rojo , y una batería cilíndrica grande. Después de cerrar el maletín , dictó sus demandas, “$200.000 en “moneda americana negociable “; cuatro paracaídas (dos primarias y dos de reserva ), y un camión de combustible esperando en Seattle para recargar el avión a su llegada, Schaffner transmitía las instrucciones al “cockpit” en la cabina; cuando regresó, él llevaba gafas de sol oscuras puestas.

via El Secuestro del Boeing 727; Basado en un hecho real del 1971.

El Secuestrador del Boeing 727: Basado en un hecho real

El Secuestrador del Boeing 727-

Era una tarde oscura y fria de Noviembre de 1971. Y un hombre entrando en sus 40, con aspecto de hombre de negocios y ejecutivo importante, llamado Dan Cooper, compra un boleto de avion en el vuelo 305 con un vuelo de 30 minutos a Seattle, Washington. Era Visperas del dia de Accion de Gracias. D.B. Cooper como realmente se llamaba el pasajero, desapareció misteriosamente del vuelo 305. E independientemente de la ardua busqueda de las autoridades y el FBI se cuenta que jamás lo encontraron.

Recuento del Secuestro del Avión:

HIJACKING SUMMARY:  

Date November 24, 1971
Summary Hijacking
Site Between Portland, Oregon and Seattle, Washington, USA
Passengers 36 plus hijacker
Crew 6
Injuries (non-fatal) none known
Fatalities none known (hijacker’s fate unknown)
Survivors all 42 passengers and crew
Aircraft type Boeing 727
Operator Northwest Orient Airlines
Flight origin Portland International Airport
Destination Seattle-Tacoma International Airport

De acuerdo a los datos, relatos, y leyendas urbanas, “el incidente empezó a mediados de la tarde noche del Día de Acción de Gracias, 24 de noviembre, 1971, en el Aeropuerto Internacional de Portland en Portland, Oregon. Un hombre que llevaba un maletín negro se acercó al counter de recepción del vuelo de las compañías aéreas Northwest Orient. Éste hombre se identificó sólamente como “”Dan Cooper”, y compró un boleto de ida en el vuelo 305, en un viaje de 30 minutos a Seattle, Washington.

Cooper abordó el avión, un Boeing 727-100, y tomó el asiento 18C, en la parte trasera de la cabina de pasajeros. Encendió un cigarrillo y pidió un whisky, “bourbon” con soda. Testigos oculares a bordo recordaron a un hombre de unos cuarenta y tantos años, entre 5 pies y 10 pulgadas (1,78 m) y 6 pies 0 pulgadas (1.83 m) de altura. Llevaba una chaqueta ligera impermeable en negro, mocasines, un traje oscuro, una camisa blanca con cuello, bien planchada, corbata negra, y un broche o alfiler de corbata de madre perla en su corbata.”

Y asi continua el relato de una anciana, testigo del caso tan sorprendente y horripilante para todos los pasajeros.

“Era el Vuelo 305 , aproximadamente lleno aun tercio de su capacidad , despegó a tiempo a las 2:50 pm, hora local (PST).
 
Cooper pasó una nota a Florence Schaffner, la joven y elegante azafata situada más próxima a él en un asiento plegable adjunto a la puerta de la escalera de salida. Schaffner, suponiendo que la nota contenía el número de teléfono de un solitario hombre de negocios, sonrió y la dejó caer sin abrir en su bolso.
 
Cooper se inclinó hacia ella y le susurró:
“Señorita, vea usted mejor en esa nota. Tengo una bomba”. 
La nota estaba impresa en letras ordenada, todo en letra capital y rotuladas. Decía aproximadamente algo así,
 
“Tengo una bomba en mi maletín. Voy a utilizarla si es necesario. Quiero que se siente a mi lado. Usted está siendo secuestrada”.
 
Schaffner hizo conforme a lo solicitado, y seguidamente, en voz baja pidió ver la bomba. Cooper habrió abrir su ajado maletín el tiempo suficiente para que ella vislumbra claramente ocho cilindros rojos TNT unido a alambres revestidos con aislante de color rojo , y una batería cilíndrica grande. Después de cerrar el maletín , dictó sus demandas, “$200.000 en “moneda americana negociable “; cuatro paracaídas (dos primarias y dos de reserva ), y un camión de combustible esperando en Seattle para recargar el avión a su llegada, Schaffner a orden suya escribía y transmitía las instrucciones al “cockpit” en la cabina; cuando regresó, él llevaba gafas de sol oscuras puestas. Algo que ella recordó de él.

El piloto, William Scott, contactó rápidamente a el control del tráfico aéreo de el Aeropuerto de Seattle -Tacoma, que a su vez informó a las autoridades locales y federales. Los otros 36 pasajeros fueron informados de que a su llegada a Seattle el avión se retrasaría debido a una ” dificultad mecánica menor”.

El presidente de Northwest Orient, Donald Nyrop, autorizó el pago del rescate y ordenó a todos los empleados a que cooperaran plenamente con el secuestrador. El avión rodeó el area durante aproximadamente dos horas para permitir que la policía de Seattle y el FBI pudieran ensamblar los paracaídas de Cooper y hacerle llegar el dinero del rescate, y tambien movilizar al personal de emergencia a tiempo.

Schaffner, en su testimonio, recordó que Cooper pareció familiarizado con el terreno local, ya que él en un momento comentó;”Parece Tacoma ahí abajo “, cuando el avión voló por encima de esa ciudad. También mencionó, correctamente, que “McChord Air Force Base se encuentra tan sólo 20 minutos en coche del aeropuerto, de Seattle -Tacoma.”

Schaffner tamibien lo describió como tranquilo, educado, fino, y bien hablado, no del todo consistente con el estereotipo (asaltantes enfurecidos, criminales, o disidentes políticos, como militantes Cubanos), popularmente asociados con la piratería aérea en ese momento.

Tina Mucklow, otra asistente del vuelo, estuvo de acuerdo con la opinion de Schaffner. Y comentó
“No estaba nervioso”, dijo a los investigadores . “Parecía bastante agradable. Nunca fue cruel o desagradable. Simplemente se quedó pensativo y tranquilo todo el tiempo “.

Él ordenó un segundo whiskey bourbon y agua, pagó su bebida como cualquier pasajero normal lo haría, (e insistió que Schaffner mantentuviera el cambio ) y hasta se ofreció a ordenar comidas para la tripulación de vuelo durante la parada en Seattle. Los agentes del FBI se reunieron el dinero del rescate de varios bancos – 10,000 billetes de 20 dólares sin marcar del área de Seattle, muchos de ellos con números de serie que comienzan con la letra “L”, que indica la emisión por parte del Banco de la Reserva Federal de San Francisco , la mayoría lleva una “Serie 1969-C “La designación e hizo una fotografía microfilm de cada uno de ellos. Cooper rechazó los paracaídas – typo militar inicialmente ofrecidos por las autoridades, exigiendo paracaídas de civil, con cuerdas de desgarre de accionamiento manual. La policía de Seattle obtubieron los paracaídas pedidos de una escuela de paracaidismo local.

Cuando el vuelo aterrizó en Seattle, el secuestrador intercambió el vuelo de 36 pasajeros para el dinero y paracaídas, el FBI dijo, manteniendo varios miembros de la tripulación. El vuelo despegó de nuevo después de que él ordenó a volar a la Ciudad de México con algunos pasajeros. Pero antes de llegar a Mexico Cooper saltó del avión. Y se perdió en la noche. Jamás supieron de El Secuestrador del Boeing 727

And My Pen Name Was Once CASSANDRA

gypsy-mermaid
Cassandra[/caption]

Cassandra the mermaid-gypsy, lifted her colorful long skirt, to cross over the overflowed river, showing off her newlong tanned legs that were kissed by the fishes that jumped from the river and all over her legs and feet, as she step quickly over the pointy uneven rocks and wet slippery logs.

She laughed and laughed as the friendly fishes, and the human like frogs called her name and sang for her,

“Cassandra!, Cassandra!, Cassandra! Dance a waltz bella Cassandra…”

And the wind lited her skirt some more and played with her hairlocks laughing mischievously  as it whispered to her funny and fresh nonsense to her ears. And she submissively danced for the suns, the winds, and the frogs too.

Ah, how much he loved the Sun’s son, the Wind of the East. He adored his muse, the unique mermaid-gypsy  Cassandra. He loved to rest his white as cloud hair over her bared breasts, messing with the silky and soft fabric of her corset and skirt, soft as the wind itself and sheer as a tulle.

And she let him be. He was her lover and her owner. Nothing he did was wrong. She laughed, and laughed, kicking her feet at the small rock pebbles and the fishes that were again kissing her legs and letting her pet them as she sang joining the wind’s melodic voice sing a romancero, a poem turn to song.

” Oh’ I’m the worst sinner of them all; But Foolish men who accuse
women, without reason,
without seeing that you are the occasion
from the same

as you blame her;

If forward unsurpassed
you solicit their wrong and disdain,
why you want them to do good If YOU

incite them to do evil?

Her resistance you fight,
and then gravely,
you say,                                                                                                                             It was her lightness what did the diligence.

Apparently wants the boldness
of your crazy believes,
believe the shorty ‘dam that made a bogeyman of you.

And then You fear her…

—from Sor Juana Inez de La Cruz

And the fish in the water sing,

Hombres necios que acusáis
a la mujer sin razón,
sin ver que sois voz la ocasión
de lo mismo que culpáis:

si con ansia sin igual
solicitáis su desdén,
¿por qué queréis que obren bien
si la incitáis al mal?

Cambatís su resistencia
y luego, con gravedad,
decís que fue liviandad
lo que hizo la diligencia.

Parecer quiere el denuedo
de vuestro parecer loco creer
al niño que pone el coco
y luego le tiene miedo.

There singing like the rocks in the overflowed river goes Cassandra,

until she trips and fall, to never more be found. Only but her colorful yellow, red and white skirt return to the the other side of the river. The sad fish, the humanlike frogs, the fishermen and housewives in town, even the regular people in town day and night desperate called her name through the mouth of the dam and the river.

“Cassandra! Cassandra!. Cassandra. Ven bailemos!”

Donde has hido; donde estara ella?

No one new her real name, she was just the new gypsy girl in town, only the wind knew she’d gone far East, and then far South, looking for some Sunshine and new waters to swim in.

He asked the frogs and the southern gators and dolphins to watch after her. Even the gecos were sent to look after her and write to her letters, poems, and songs, that the wind couldn’t. And she always wrote him back, even when there were times that didn’t knew it was her. And her pen name was once Cassandra, even though he now calls her Lola.

And one day as she sang her song, a young fisherman came to her and asked her her name. But when he asked her her name she laughed swimming away but this time with the body of a mermaid….

He believed he heard her say,

“I WAS HIS CASSANDRA!”

blog, blog….

<img

A Magical Moment

This is an amazing picture. For some reason I love to see photos of bridges, don’t like crossing them as much, I’m afraid a goat will come out under the bridge and steal me and dragged me in with it. (Lol! jk just a reference to a children’t story or creepy lullaby.) Anyhow this pic is by Beth Walsh’s Photoblog. A Magical Moment. And I totally agree with the title.

Beth Walsh photography

 

This bridge is in Andrew Haydon Park in Ottawa. The image was captured during the golden hour one evening last fall. I love the way the leaves are backlit and the guys are outlined in light. It’s magical moment.

There was also some dust or bugs flying in the air which produced some unnecessary highlights that needed to be cleaned up. The image was cropped to get rid of a garbage can in the foreground and a dark area on the right of the frame. All in all easy fixes and I love the result. Remember to click on the image to enlarge for better viewing.

 

© Copyright Beth Walsh Photography. All rights reserved.

 

Guys-walking-bridge---Andrew-Haydon-Park---processed-2014

View original post