La Mujer Que Soy

La Mujer Que Soy

Es una novela romantica-ficticia basada en mis propias vivencias de mujer hispana creciendo y desarrollandose en el mundo anglosajón y sobre mis propias experiencias en el amor y en las trajedias que muchos hispanos han vivido, de como las he hido superando y como finalmente el amor y el bien siempre vencen al final.

Primera Parte

“Hay sólo un amor verdadero en toda nuestra vida, sólo uno que crece, florece y dura toda una eternindad.” Relata Renata, la mejor amiga de la heroina de esta historia.

{Así es el amor que se retrata en cada una de las pájinas de esta primera edicion de La Mujer Que Soy. }

“Un amor que ha triunfado a pesar de las diferencias sociales y culturales. Un amor
apasionado que puede romper cualquier barreras y que al final sale triunfador. Ese es el verdadero amor. Amigos, brindemos por el AMOOOORRR! Exclama Renata seguida de sus amigos como en un coro, lleno de alegria, alcohol, y carcajadas al estilo tan bohemio de Reni y sus amigos.

{Las caras blancas y negras enmarcadas en los cuadros sixtinos y victorianos a lo alto de la escalera miran a su dueña y sarcasticamente levantan sus ojos se miran entre si y sonrien, hasta que sus risas luego son carcajadas que se unen cada vez mas alto a las de su ama Renata y sus amigos todos bohemios, locos poetas, o rockeros motociclistas. Una combinacion de personajes muy coloridos y algunos de “la vida alegre”.}

Eran las seis de la mañana cuando el reloj despertador resonó por toda la habitacíon despertando de repente a Evalinda Morgan, una estudiante de Fotografia y Artes Plasticas recien llegada a la ciudad de Lafayette, Louisina, y a Reni su amiga. El susto la hacie caer al suelo. Ella mira a su amiga que sigue roncando como si nada y ella se despierta malhumarada semirodando entre las sabanas que apenas cubrian su piel bronceada y semi-desnuda.

Evalinda se levanta del suelo torpemente y mira a su alrededor. Nada, el cuarto está vacio como todas las mañanas, a exepcion de Reni. Otra vez Marvin su compañero de hace unos años, se ha marchado, ó tal vez ni siquiera ha pasado la noche allí. Linda sabe que no es momento de pensar dónde pueda estar Mavin ni con quien, ya que habian acordado a tener una relacion libre y habierta, pero para Linda ese acuerdo no era nada facil de mantener. Mucho menos ahora que habian quedado en casarse y habian incluso marcado su fecha de matrimonio.

“Rayos, Marvin no esta por ninguna parte, tendre que despertar a esta holgazana de Renata o caminar hasta la parada de autobuses para ir a mi entrevista hoy. Dios tarde es! Renata despierta.” Su amiga refunfuña y vuelve a su sueño profundo.

Evalinda piensa que tiene que apresurarse si no quiere perder el tren o el Autobus que la llevaría ese día a la casa editoral Lovecraft’s Books localizada en la céntrica ciudad de Lafayette, donde ella tiene una entrevista para publicar su nuevo cuento, “Devil’s Advocate Fallacy”, el cual su amigo y Agente Lucas le ha prometido que sera un Best Seller, y ella por supuesto se lo ha creido.

Ya en la puerta del edificio y justo a tiempo Evalinda vuelve a pensar en su prometido Marvin y se da cuenta de que desde hacen tan solo varias semanas él ha estado muy misterioso y muy pocas noches las ha pasado con ella. Apenas han tenido sexo y sus conversaciones, tanto en persona, como por telefono y texo se han hecho escasas y hasta cortas y frias. Sera que Marvin, cambio de idea y ya no se quiere casar, o sera que uno de sus flings/ chillas, lo tiene abobado, cosa que nunca antes paso, pero siempre hay una primera vez. Sin quererlo su mente se remonta a su ultima conversacion con su loco prometido apenas dos dias atras.

“Marvin, que te pasa que estas tan frio ultimamente. Ya ni me tocas y se supone que en 3 meses solamente nos casamos. Estas asustado o es que cambiaste de opinon? Ya ni se que pensar ni que hacer contigo, desde hace dos semanas tu solo tienes tiempo para tus amigos, las mujeres del bar de al lado, y tus borracheras”, Ella, le recrimina con voz ronca ocultando su llanto. Marvin se acerca la mira a los ojos directamente y le besa la frente.

“Solo te amo a ti. Lo demas no importa. Y si me quiero casar, si no lo quisiera no te lo hubiera propuesto. No? Entonces, no me acoses tanto, dame mi espacio. Ya cuando nos casemos todo sera distinto. Lo juro por lo mas que amo que eres tu mi niña. Ya veras. Tan pronto consiga trabajo y seas mi esposa todo será distinto”. Marvin le responde cariñosamente y llenando a su novia de besos, pero sabiendo en el fondo que es una promesa que el no piensa cumplir.

Pase señorita le dice un joven que le habre la puerta del edifio a Evalinda para que ella entre y observandola de pies a cabeza el no deja de sonreir. Evalinda piensa que el espera propina pero ella rara vez carga efectivo con ella asi que acelera su paso y se adentra al elegante edificio donde un elegante Recepcionista la espera.

Tan pronto Evalinda hace su entrada al “lobby” todo recuerdo de su tormento queda olvidado frente a la hermetica pero sexy sonrisa del chico que la esta observando mientras ella se acerca despacio y cautelosa a el, con un caminar casi felino. Ella nota que él es bastante atractivo a pesar de su aire arrogante y las pequeñas canas que se dejan ver en cada lado de su bien cortado cabello le caen muy bien al papasito. El debe tener unos 41 a 45 como mucho calcula ella mentalmente.

Sobre el escritorio se puede ver su nombre en una placa que dice Steve. Sus ojos tropiesan y linda de siente clavada al suelo e imita una sonrisa sin que ninguno de los dos aparten sus ojos del uno al otro…

Ya en la puerta del edificio Linda vuelve a pensar en Martin y se da >cuenta que desde hacen tan solo varias semanas él ha estado muy misterioso y muy pocas noches duerme con ella. Tan pronto ella llega al “lobby” todo recuerdo de esos problemas  quedan olvidados frente a la hermetica pero sexy sonrisa del recepcionista que la estudia de pies a cabeza mientras ella se dirije hacia el notanto que lleva en el lado derecho de su camisa su nombre, Santiago.

Sus ojos tropiesan y ella se siento como  clavada al suelo y sin apenas moverse forza una sonrisa sin que ninguno de los dos aparten sus ojos del uno al otro. Despues de un par de segundos Eva Linda aclara su garganta y pide al recepcionista que le indique la officina de Mr. King.

“Donde queda la oficina de Mr. King?” ella pregunta suavemente.

“Es el tercer piso a la derecha” responde Santiago, “Le dejare saber que su cita de las 8:30 ya llegó.”

Ella lo observa y dando un suspiro impaciente replica; ” Miss Hernandez. Evalinda Hernandez”.
“Sí. La Señorita Hernandez acaba de llegar. La hago pasar?”, “El Señor King la espera.”

Con paso apresurado Eva Linda se acerca al elevador no sin antes voltear a ver si Santiago la seguía observando y no se equivocó. Santiago le habia seguido los pasos con la vista y sonreía disimuladamente cosa que hizo que Ella sonriera tambien, más abiertamente y un poco coqueta. Pasaron tan solo unos minutos cuando una joven de cabellos cortos y obscuros le dice sonriendo que ya podía pasar a ver al Sr. King. Al cabo de un rato su reunion con el Sr. king culmino y Eva Linda tenia muchos planes. Todo fue como Ella lo habia esperado.

Ya en su Casa mientras alimentaba a su gato “fatty” como a ella le gustaba llamarle a su gatito, su mente divagaba mientras ella hiba haciendo planes para el futuro de su nueva obra, ya ella había publicado un libro anterior a este con la misma compañía y aunque un poco lento las ventas hiban llegando y el libro hiba dejando los casilleros de las librerias vacíos. Pronto tendría que ordenar mas copias.

Joder! con todos lo problemas con Martin no habia tenido tiempo de hacer nada y habia olvidado que hoy era el dia en que ella tenia la firma de libros en Bergdorf Goodman on 5th and 7th, un lugar un poco decadente pero muy frecuentado por la elite de NY y turistas con camaras fotografiando todo lo que encuentran a su paso. Que mejor sitio que Bergdorf para promover una novela de la calidad y estilo de Evalinda Hernandez du Lac

Por suerte todavia le quedaban dos horas con las cuales podia disponer para arreglarse, comer algo rápido y llamar un taxi. Y así lo hizo. Sólo tenia que recojer su cabello en un apretado chignon y deslizarse dentro de su ajustado traje negro.

Los aretes de madre perlas que había recibido como regalo de un antiguo admirador no podian faltar, ni mucho menos su delicado pero bastante usado bolso color marfíl que combinaba tan bien con sus sandalias de medio tacón.

Ya Vestida y apresurada llamo a un taxi.

Ella había practicamente saltado dentro del taxi al darse cuenta que ya no le sobraba mucho tiempo. “Hacia Bergdof por favor”, dijo Linda al taxista Cubano que ella solía utilizar para emergencias como estas por su buena eficacia y rapidéz al volante. Juan, el taxista, parecia un Jet por las calles de “Nueva York”.

La joven escritora Eva Linda fué recibida con aplausos y abrazos y un hermoso ramo de rosas amarillas de parte de la casa Goodman, haciendole un honor merecido a su invitada. Martha su amiga y escritora, también estaba allí en solidaridad y muy orgullosa del triunfo que Su mejor Amiga estaba teniendo.

Martha aún podía recordar las veces en que Eva Linda le había pedido prestado un vestido o un par de zapatos para salir a una cita romantica con algun chico “high class” y cuando ambas habian compartido la comida entre ellas para economizar unos centavos.

Eva y Martha habían asistido a una escuela pública de niñas juntas, y en la Superior eran inseparables, sólo que tuvieron que distanciarse un poco en aquel tiempo por que el novio de Linda no soportaba a Martha y para ser fiel a los hechos, Martha Emilia Mendez tampoco lo toleraba a el.

Eva Linda tambien recordo Los duros momentos de adolecencia fueron muy arduos para Ella. En ese tiempo parecía una espiga de lo delgada que estaba. Su familia era bastante humilde, y pobre y le tocaba caminar mucho y trabajar duro para sobrevivir cosa que Linda se negaba aceptar y esa negación la había convertido en una joven muy rebelde.
“No naci para pobre y jamas lo sere.” Se decia Eva mientras comenzaba su corta careera como mmodelo con sueños de grandeza. De vuelta a su realidad ella autografiaba su libro y saludaba a su audiencia, y veia con nostalgia su juventud y todos los obtaculos que ella había logrado superar por su propio esfuerzo y su caracter indomable.

Alli firmaba suavemente su habitual mensaje “Live & Learn”  o “Live, Laugh, & Love” y dejaba impreso su nombre en la pagina blanca de su libro era como si las letras flotaran del libro, igual que sus pensamientos, y la llevaran como una brisa hacia otra epoca, hacia otro tiempo…

Puerto Rico 1989

“Eva, Evalinda!”, llamaba a toda voz su amiga, ” Ven, que el desfile va a comenzar.” Evalinda  corría hacia su amiga mientras cargaba en su bolsa su maquillaje. Casi termina de cara al piso al tropesar con Frank, su antiguo profesor de noveno. “Cuidado por donde caminas Evalinda”. “Wow! Pero que linda estas, le haces honor a tu nombre. Ven dejame darte un beso de felicitación por tu gradiación.”

Frank toma a Evalinda en sus brazos pareciendo mas un joven enamorado que un maestro felicitando a su alumna, y le planta un sonoro y humedo beso en la mejilla mientras acariciaba con su otra mano su largo y suave cabello.

La joven noto que su abrazo era un poco mas fuerte y mas caluroso que de lo común, y con una media sonrisa se apartó de su maestro y se dirijió a la fila donde la esperaba Migdalia y sus otras amigas. Y todas rieron al ver como el Profesor Frank aun no apartaba sus ojos de ellas.

Mas tarde Evalinda fue llamada al frente a recibir su diploma. Evalinda rebelde y sin su toga se acercó a la tarima para recibir su diploma de graduación y de pronto se sintió un poco mareada por la emoción y el extremo calor el pequeño salon donde la graduación se celebraba. Ella tomó aire y se mantuvo sonriente mientras sus maestros tomaban fotos y su maestro preferido no podia faltar. Alli estaba Frank con su Kodak negra y su flash cegante. Para Evalinda significaba tan to tener un adulto en su graduacion estando tan orgulloso de ella, ya que Ella no tenia a su padre consigo y su madrecita andaba indispuesta ese dia con sus usuales migrañas y dolores de espalda que no la dejaban caminar mucho.

Con su diploma con una mano y alegre Eva Linda sintio un presajio o una vision de su futuro y se vio ella misma detras del podium y sonriendole al publico mientras comenzaba a recitar un capitulo de su libro mas reciente. Alli supo su destino. Ser escritora.

Y aunque parecio algo imposible ella supo que todo estaria bien, que asi seria en el futuro. Se vio sonriendose a ella misma, la Eva Linda del presente y la Eva Linda del futuro compartiendo una mirada, una sonrisa, un sueño y una idea…

To Be Continued

Advertisements